Seis maneras en que los pastores pueden enseñar sus congregaciones para apreciar la diversidad bíblica

Dr. Harold Lewis

Vice President of Biblical Diversity

  • Diversity

Hace ya más de sesenta años que el fallecido Reverendo Dr. Martin Luther King, Jr. destacó el hecho de que las 11:00 a.m. del domingo por la mañana es "la hora más segregada de los Estados Unidos". Desafortunadamente, las estadísticas aún muestran que la observación del Dr. King se encuentra en su mayoría igual. Vemos que un inmenso número de las iglesias en los Estados Unidos son principalmente mono-raciales y no multi-raciales. En otras palabras, los creyentes cristianos todavía están adorando de manera homogénea en Iglesias Blancas, Iglesias Negras, Iglesias Latinas e Iglesias Asiáticas. La Palabra de Dios nos enseña que en el Cielo, las personas de cada grupo racial adorarán a Dios juntos. Ya que la demografía divina en el Cielo va a ser diversa, ¿no sería prudente comenzar a prepararse para esa reunión divina y diversa mientras aún estamos en la tierra? ¿No deberían nuestras congregaciones terrenales ser un presagio de cómo será cuando todos lleguemos al Cielo?

Desafortunadamente, los pecados de racismo, discriminación y orgullo étnico se han manifestado de manera que nos dividen como una familia terrenal de Dios y están precipitando una falta de apreciación de nuestra diversidad terrenal. Ahora, más que nunca, se le debe recordar a la iglesia cristiana que cuando nuestro Señor y Salvador, Jesús el Cristo colgó, sangró y murió en la cruz del Monte Calvario, Él no se sacrificó por una raza o grupo en particular. Jesús pagó todos por cada nación, cada tribu, cada pueblo y cada lengua (Apocalipsis 7: 9).

Como pastores y líderes cristianos, tenemos el privilegio de asociarnos con Dios en su drama de la salvación y la preparación providencial de todo su pueblo. No solo es un privilegio, sino que también tenemos la responsabilidad espiritual de enseñar a los miembros que conforman nuestras congregaciones la perspectiva del reino de Dios con respecto a la diversidad bíblica. Por favor tenga en cuenta, que los puntos de vista de la diversidad bíblica no solo ocurren. Deben ser enseñados.

Nunca es tarde para abandonar el odio y apreciar la diversidad divina de Dios.

- Lewologia

Aquí hay seis maneras de ayudar a sus congregaciones a apreciar el deseo y el diseño de Dios para la diversidad bíblica.

1-Enseñe a sus congregaciones lo que dice la Biblia acerca de la Diversidad Bíblica.

La Diversidad Bíblica fue idea de Dios y, a lo largo de toda la Biblia, podemos encontrar el plan y el propósito de Dios para reconciliarse con las personas de todos los grupos raciales y étnicos del mundo. El Cuerpo de Cristo es una hermosa novia que es multicultural, multi-racial y multi-étnica. Tenga en cuenta varios versículos de la Biblia que se relacionan con la diversidad bíblica:

Hechos 17:26-27, “Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación; para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros.”

En este texto, Pablo nos está enseñando que a Dios no le preocupa la nacionalidad de una persona, pero su deseo es que lo busquemos a través de Jesucristo y seamos salvos. Todos descendemos de un solo hombre, Adán, y todos tenemos el mismo padre humano. No hay razas, solo la raza humana con Dios.

Gálatas 3:28, “Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.” La lección en este texto sugiere que cuando Cristo vino a nacer en la carne y vivió una vida perfecta y sin pecado, murió por todos aquellos que confían en él. Sin importar quién, porque todos aquellos que en Él crea y se arrepienta de sus pecados será salvo. A Dios no le preocupa el color de la piel de una persona y su origen étnico, porque los que son hijos de Dios son ciudadanos de su reino.

Apocalipsis 7:9-10, “Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos; y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero.”

Si queremos obtener un anticipo de cómo se desarrolla el drama divino de Dios al final de la historia de la humanidad, simplemente vallamos al Libro de Apocalipsis. Cuando Jesucristo regrese y establezca su reino, habrá una gran multitud de personas que vendrán de todas las naciones y tribus; y personas de todos los idiomas. Todos se reunirán para adorar al Rey de reyes y al Señor de señores. Dios ama la diversidad y está llamando y salvando a la gente de cada lengua y de cada nación. El propio pueblo de Dios será como un hermoso tapiz de diferentes personas de todo el mundo que adorarán ante Su gran trono.

Tenga en cuenta que la Diversidad Bíblica no está reservada para cuando lleguemos al Cielo; Debemos enseñarlo, predicarlo y buscarlo ahora.

2-Tenga el coraje de corregir los errores culturales con respecto a la Biblia y la raza.

Con demasiada frecuencia, dentro de nuestras culturas occidentales, es común que las películas y la literatura de Hollywood retraten personalidades bíblicas como caucásicos. Estos tipos de representaciones solo refuerzan la noción de que la persuasión de los caucásicos es la norma y que los no caucásicos no son normales. Esto es especialmente peligroso cuando se trata de asuntos espirituales, por lo que la identidad étnica de una persona puede asociarse erróneamente con el favor y la gracia de Dios.

Los pastores pueden enseñar a sus congregaciones que estas representaciones e ilustraciones no son representaciones precisas de las personas en el Medio Oriente o el Norte de África, donde las características más oscuras y las complejidades son la norma. Abordar estos errores puede proporcionar oportunidades para un mayor diálogo de diversidad.

3-Anime a sus congregaciones a explorar y educarse sobre otras culturas.

Desafortunadamente, para muchos de nuestros hermanos caucásicos que viven en los Estados Unidos, es muy posible que pasen toda la vida sin tener interacciones sociales significativas con personas de color. También es demasiado común que los planes de estudio de nuestras escuelas se centren únicamente en los logros de la civilización occidental y cuando se menciona a las personas de color, se las describe en un contexto negativo o esclavitud.

Los pastores pueden alentar a sus congregaciones a ser intencionales a la hora de leer y comprender otras culturas fuera de su propio contexto. La red mundial ha hecho que la lectura y la investigación sean accesibles para todos y puede servir como un gran recurso educativo.

4-Desafíe a sus congregaciones a buscar interacciones sociales con personas de diferentes etnias.

Una de las barreras más grandes en apreciar el diseño de Dios para la Diversidad Bíblica es la falta de proximidad que tenemos con personas de diferentes orígenes culturales y étnicos. Esto puede ser más desafiante para algunos que para otros, dependiendo de dónde viva. Sin embargo, la iglesia es el lugar perfecto para perseguir estas interacciones. Desafortunadamente, la cita del Dr. King sigue siendo cierta: "las 11:00 am del domingo por la mañana es la hora más segregada de la semana". Por otra parte, si hay diversidad étnica y racial en su iglesia, sea mas intencional al invitar a esas personas para cenar o a participar en alguna otra actividad social.

Fuera de la iglesia, esto puede significar participar en algunas actividades auxiliares y grupos cívicos donde pueden desarrollar y construir amistades diversas con personas de otras culturas. Las ligas de deportes, las clases de aeróbicos y similares brindan oportunidades maravillosas para estas relaciones.

5- Los pastores deben modelar la confrontación amorosa hacia palabras y comportamientos racistas.

El fanatismo racial y étnico es un virus social que se está propagando como una epidemia en toda nuestra sociedad. Con demasiada frecuencia, estos virus se transfieren de personas en el poder y la autoridad que dicen y se comportan de manera racial mente insensible.

En cualquier caso, estas son oportunidades divinas para que los pastores confronten, desafíen y corrijan amorosamente a las personas en sus congregaciones con refutaciones como: “Nosotros como pueblo de Dios, no decimos cosas como esas. Ese tipo de comentarios son pecaminosos e inaceptables. Dios nos llama a amar y aceptar a todos, sin importar su raza u origen étnico, porque así es como Dios nos ama.”

Para algunos pastores, esto requerirá un grado de coraje. Sin embargo, valdrá la pena el costo cuando veas a tu congregación honrar a Dios cuando ella honra a las personas.

6-Permanezca fiel por un futuro en que el Espíritu Santo derribará los muros que dividen racial mente a las personas.

Pastores, dejen que sus congregaciones sean testigos de su actitud, palabras y acciones que creen que nuestro Dios está obrando en el mundo, atrayendo a su pueblo hacia Él y haciéndonos uno en su espíritu y uno en su amor como Jesús oró en Juan 17:20 -26.

Sí, mientras aún estamos en este reino terrenal, hay mucho trabajo que hacer, pero debemos tener fe en que el Espíritu del Dios vivo es nuestra ayuda, nuestro poder y nuestro proveedor. Debemos ser fieles al saber que lo que no podemos lograr con nuestra propia fuerza, lo lograremos con la de Dios.

Pastores, al enseñar a sus congregaciones a apreciar la Diversidad Bíblica, recuérdeles que cuando la Nueva Jerusalén descienda del Cielo según Apocalipsis 21: 1-2, y el reino de Dios se establezca aquí en la tierra, se dirá que "la morada de Dios está ahora entre el pueblo, y él morará con ellos. Ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos y será su Dios "(Apocalipsis 21: 3), pero“ Mas el que hace injusticia, recibirá la injusticia que hiciere, porque no hay acepción de personas." (Colosenses 3: 25). Recuérdeles que el Cielo no se llenará de personas homogéneas, sino que todos seremos glorificados. Recuérdeles que no habrá nada en el Cielo que nos separe de Dios o unos de otros. Recuérdeles que no tendremos que luchar contra el racismo o preguntarnos cómo construir y abrazar la Diversidad Bíblica. Seremos divinamente diversos, adorando juntos y disfrutando mutuamente por la eternidad como una santa familia de Dios.

Dr. Harold Lewis, Vice President of Biblical Diversity

Dr. Harold D. Lewis Sr. is Converge’s Vice President of Biblical Diversity. A native of Greenwood, Mississippi, he earned a Bachelor of Arts degree from Tougaloo College in Tougaloo, Mississippi, a Master of Divinity from Gammon Theological Seminary in Atlanta and a Doctorate of Psychology from the University of the Rockies in Colorado Springs, Colorado. He also has been awarded multiple honorary doctorates. Dr. Lewis comes to Converge with over three decades of pastoral and leadership experience as a turnaround church pastor and a transformational coach for clergy and laypersons. His ministerial experience also includes more than 10 years of multicultural and justice responsibilities, which included collaborating with and resourcing Native American, Micronesian, Hispanic, Korean and Haitian ministries, as well as Black Methodists for Church Revival and the Conference Committee on Religion and Race.

Additional articles by Dr. Harold Lewis